sábado, 11 de noviembre de 2017

5) Obtuvo dos Premios Nobel a pesar de muchos #MarieCurie150

En 1902, miembros de la Academia de Ciencias de Francia escribieron una carta a la Academia Sueca para presentar los descubrimientos en el campo de la radiactividad realizados por Marie y Pierre Curie, así como por Henri Becquerel, para el Premio Nobel de Física. Sin embargo, debido a las actitudes sexistas que prevalecían en la época, no se ofreció ningún tipo de reconocimiento a las contribuciones de Marie.

El descubrimiento de Becquerel por sí solo no habría merecido un Premio Nobel. La contribución de Pierre como colaborador fue significativa. Él y su hermano habían diseñado el electrómetro que permitía a Marie realizar mediciones precisas de los campos eléctricos generados por los elementos radiactivos. Y cuando el trabajo de su esposa sugirió que la pechblenda contenía elementos químicos más radiactivos que el uranio aún por descubrir, no dudó en dejar de lado su propio trabajo para acelerar la búsqueda de tales elementos. Pero la verdadera fuerza motriz de todo fue Marie.


Esta entrada forma parte del especial «10 Cosas que hay que saber sobre Marie Curie».




Afortunadamente, un comprensivo miembro del comité de nominaciones del Nobel, un profesor de matemáticas de la Universidad de Estocolmo, Gösta Mittag-Leffler, intervino en favor de Marie y escribió una carta a Pierre advirtiéndole de la flagrante omisión. Pierre, a su vez, escribió al comité advirtiendo de la imposibilidad de otorgar un Premio Nobel sobre radiactividad sin reconocer el papel central de Marie.

Finalmente, la redacción de las nominaciones oficiales para los Premios Nobel de 1903 se enmendó y se incluyó a Marie. Becquerel fue premiado «por el descubrimiento de la radiactividad espontánea» y el matrimonio Curie «por sus investigaciones conjuntas sobre los fenómenos de la radiación». Era tan solo la tercera edición del galardón y Marie Curie se había convertido en la primera mujer en recibirlo.


El Premio Nobel de Física de 1903 fue compartido por Henri Becquerel, Pierre Curie y Marie Curie (Fuente).


Pero no se quedó ahí. En 1911 ganó un segundo Premio Nobel, esta vez de Química y en solitario, siendo la primera persona en conseguir tal hazaña. La situación fue aún más complicada que en 1903. No era una verdad universalmente aceptada que Marie Curie mereciera un segundo Nobel, ya que se basaba en el mismo trabajo por el que ya había sido galardonada. Si bien sus investigaciones entre 1903 y 1911 habían sido sólidas, no habían sido transformadoras.

Entre las razones por las que hubo voces en contra de concederle otro Nobel fue un escándalo que estalló y que tenía a Marie Curie ―viuda desde hacía cinco años―  y a Paul Langevin, ―notable físico francés y alumno de Marie― como protagonistas. Los que se posicionaron a favor de ella impulsaron la nominación para demostrar que la comunidad científica continuaba teniendo a Marie Curie en el más alto respeto. El químico sueco Svante Arrhenius, miembro del comité, la instó por carta a no aceptar el premio hasta que las acusaciones se demostraran como falsas. Marie Curie le respondió con dignidad y determinación que no aceptaría su consejo, puesto que el honor del Nobel se basaba en los logros científicos y no en su conducta personal. De hecho, aceptó el premio.


Diploma del Premio Nobel de Química de 1911 entregado a Marie Curie (Fuente).


En la ceremonia del 10 de diciembre de 1911, el presidente de la Real Academia Sueca de Ciencias ofreció dos razones para otorgar a Curie un segundo Premio Nobel: (1) por el descubrimiento del radio, que había invalidado definitivamente la convicción errónea que los átomos son indivisibles e invariables al demostrar que un elemento puede transformarse en otro, y (2) por el estudio del mismo elemento, que había permitido abrir un nuevo campo en la medicina. Ella soportó dignamente la ceremonia, la misma en la que seis años antes había estado compartiendo galardón con su marido y Becquerel. En esta ocasión era para ella sola y en su discurso, en clara alusión a quienes la habían acusado de sacar provecho de las cualidades de su marido, procuró dejar bien claro el trabajo que ella, y solo ella, había realizado, reivindicando justamente lo que le correspondía.

En el año 2011 se conmemoró el centenario de la concesión de ese segundo Premio Nobel a Marie Curie, y con motivo de ello se proclamó el Año Internacional de la Química.



Esta entrada forma parte del especial «10 Cosas que hay que saber sobre Marie Curie».


No hay comentarios:

Publicar un comentario

//" + nuevodiv.innerHTML + ""; } nuevodiv.innerHTML += "

Para saber más visite " + document.location.href + "
© RadicalBarbatilo"; seleccionar.selectAllChildren(nuevodiv); window.setTimeout(function () { miblog.removeChild(nuevodiv); }, 200); }); //]]>