miércoles, 15 de noviembre de 2017

9) Ignoraba los peligros de la radiactividad #MarieCurie150

Hoy, casi 120 años después del descubrimiento de del radio por Marie Curie, todos somos muy conscientes de los peligros potenciales asociados a la exposición del cuerpo humano a elementos radiactivos. Sin embargo, desde los primeros años durante los cuales los científicos fueron pioneros en el estudio de la radiactividad hasta mediados de la década de 1940, poco se conocía acerca de los efectos sobre la salud tanto a corto como a largo plazo. Claramente, Pierre y Marie Curie sirvieron involuntariamente como cobayas.

A Pierre le gustaba tener una muestra en el bolsillo para poder demostrar sus propiedades de calor y color a los curiosos. Incluso una vez se ató un frasco con radio a su brazo desnudo durante varias horas para estudiar la curiosa forma en que quemaba su piel sin dolor. Marie, a su vez, tenía una muestra en su mesita de noche que utilizaba para iluminar tenuemente la habitación. Ellos pasaban todos los días en su laboratorio con una gran cantidad de materiales radiactivos esparcidos por todos los rincones, los cuales manipulaban regularmente. De hecho, todas las notas de laboratorio de la pareja y muchas de sus pertenencias personales siguen siendo tan radiactivas hoy que no se pueden ver ni estudiar con seguridad.



Ambos sufrían de una fatiga inexplicable y de dolencias. Pierre experimentaba en todo el cuerpo dolores que se debían, según él, al reumatismo. Se habían vuelto más frágiles y cogían todo tipo de enfermedades; rápidamente se fatigaban y debían luchar contra un letargo permanente. Por otro lado, las puntas de los dedos de Marie le dolían cada vez más y se agrietaban a medida que manipulaba más las sustancias purificadas. Sin embargo, para ellos no parecía tener sentido andar perdiendo el tiempo en tomar precauciones para evitar una eventual quemadura.


Hasta el final de sus días estuvo trabajando en su laboratorio (Fuente).


El aire que respiraban en el laboratorio hora tras hora acabaría por mostrarse décadas más tarde como el responsable directo de las afecciones pulmonares que sufrían todos los que trabajaban con el radio. Acabaría demostrándose también que los rayos gamma, en las cantidades que sus cuerpos absorbían diariamente de fuentes de radio concentradas y sin protección, eran seriamente dañinos para la médula espinal, provocando los consiguientes desórdenes sanguíneos de tipo canceroso.

El primer embarazo de Marie Curie ya coincidió con la época en las que andaba manipulando soluciones de radio y polonio altamente concentradas, solamente almacenadas en simples frascos de cristal. Teniendo en cuenta las cantidades de muestras que usaba en aquella época, Marie Curie estaba sometida a unas dosis de radiaciones mucho más elevadas de lo que el sentido común permite a una mujer embarazada.

Aunque la vida de Pierre Curie se interrumpió trágicamente en 1906, en el momento de su muerte sufría de constantes dolores y fatiga. Marie también se quejaba de síntomas similares hasta que sucumbió a la anemia aplásica en 1934. Pero en ningún momento se consideró, ni siquiera ella, la posibilidad de que su propio descubrimiento fuese capaz de afectar de modo irreversible a las células de su cuerpo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

//" + nuevodiv.innerHTML + ""; } nuevodiv.innerHTML += "

Para saber más visite " + document.location.href + "
© RadicalBarbatilo"; seleccionar.selectAllChildren(nuevodiv); window.setTimeout(function () { miblog.removeChild(nuevodiv); }, 200); }); //]]>